INVITACIÓN ESPECIAL NOVIEMBRE

Caminería Colombia SAS

Corporación Otraparte

Tienen el gusto de invitarlos al lanzamiento de un libro de poesías camineras del "Peregrino de San Antonio" (Gustavo Salcedo): Cantos al borde del abismo

Recoge en forma poética sus vivencias como caminante, en su primera experiencia en el recorrido a pie en la ruta hacia el sur-occidente del país en búsqueda del Océano Pacífico en Buenaventura. El recorrido poético/iniciático va entre Envigado y Manizales por las montañas, valles, planicies, ríos y senderos de la Cordillera Central de Los Andes en Colombia, siguiendo los temas planeados por el escritor-filósofo-viajero Fernando Gonzales Ochoa, acompañado de su amigo y compañero del juzgado civil de Medellín en 1928, Don Benjamín Correa.

Día, jueves, 21 de noviembre de 2019
Hora: de 7:00 a 9:50 pm



La información se puede consultar en:



Datos del autor

Gustavo Adolfo Salcedo Blandón, nació en Támesis Antioquia,  es médico y cirujano de la Universidad de Antioquia, especializado en Ergonomia de la misma Universidad; en la actualidad se desempeña como medico en la E.S.E Bellosalud.


Perteneció a los taller de escritores de Mario Escobar Velázquez y Pluma chamí de Everardo Rendón Colorado; ha publicado varios libros de poemas, entre ellos "Elegías a Cristo (1998)" y el libro "Cuentos del desvelo (2018)". Ha recibido los premios de poesia Ciro Mendía (1994), concurso nacional de cuento de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia (1993), concurso de cuento Comfenalco (2005 y 2008), concurso de cuento "Toto Talero" de Támesis (1998), tiene varias obras inéditas, entre ellas, "Poemas al padre", "La mascara y otros cuentos cortos", el ensayo "Todo en uno", Ítaca-Rima de la espera. 

Es jugador, dirigente y escritor de la Liga de ajedrez de Antioquia.

Algunos poemas del libro del Peregrino de San Antonio, "Cantos en el borde del abismo":

 

  El puente de las lágrimas (Sobre el Río Buey)

La magia del tiempo dejo la rendija en el suelo. 

Una Rendija con visiones tenebrosas 

El verde mar, el frio profundo, 

El cauce que se aglutina, 

La muerte seduciendo en el abismo del tiempo. 

Testigo de historias del presente no contadas. 

El ojo del pasado en el tablado ancestral, 

Fantasmas de Dioses desconocidos, 

El Vacío profundo en el alma, 

Una rendija en el puente del camino. 

 

Aguadas

Las bancas blanqueadas del cementerio 

Están concurridas de soledades, van ladeándose hacia el olvido 

Camino entre cuerpos perdidos en el tiempo, 

Hombres promisorios tras las lápidas desteñidas, 

Nombres desconocidos en letras cursivas, 

Las bóvedas se sellaron evitando desastres, 

Hernitas de recuerdos desconocidos, 

Palabras atrapadas de pecados en secreto, 

Parias de existencias terrenales. 

Las puertas del cementerio se han cerrado 

Atrapando los miedos de los pasados. 

Silencios de muchos entre fantasmas abandonados, 

Nuestra presencia una fuga más en el camino, 

Pasos  atrapados en el polvo del camino.

  

Salamina  

La noche en un manto frio ha descendido, 

La Berenice de Poe se ha liberado. 

El gato oscuro maúlla saltando los tejados, 

La calle larga musicaliza el silencio, 

Mis deseos se escurren en las sabanas, 

El tablado de madera envejecida 

Gime a cada paso de los develados, 

El reloj de la catedral recuerda temores, 

Los misterios se cuelan en los rincones, 

El sueño evade los ojos cansados,  

Los finados olvidaron sus caminos,  

Sudores sobre sudores,  

Cuerpos sobre cuerpos, 

Las  pasiones que se van marchitando. 

Las Julias de González se deslizan en el tiempo 

Cerrando puertas quejumbrosas  del pasado. 

Se escuchan letanías de un pueblo converso. 

La noche no termina, cavila en su soledad.